ARTE PALEOCRISTIANO Y BIZANTINO BECKWITH PDF

Kazigal Amazon Global Store UK International products have separate terms, are sold from abroad and may differ from local products, including fit, age ratings, and language of product, labeling or instructions. Torre, Federico de la. Spanish words that begin with p. En el diccionario castellano paleocristiano significa se dice del arte cristiano primitivo hasta el siglo VI. Discover Prime Book Box for Kids.

Author:Tojat Sajar
Country:Solomon Islands
Language:English (Spanish)
Genre:Relationship
Published (Last):4 January 2006
Pages:261
PDF File Size:4.58 Mb
ePub File Size:5.50 Mb
ISBN:569-4-12820-162-5
Downloads:40505
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Goltirisar



Su aparicin se produjo con el advenimiento del cristianismo, antes incluso de su llegada a Roma y se prolong hasta la cada del Imperio Romano de Occidente , debida a la llegada de los godos y otros pueblos brbaros a la Europa Occidental.

Este estilo tuvo en Oriente tiene su continuacin en el arte bizantino. En esos casi quinientos aos de permanencia, el Arte Cristiano sufri mltiples cambios y una incesante evolucin. Algunos historiadores del arte lo conciben como una variante del arte romano tardo, al que el cristianismo le incorpor un nuevo espritu al integrarle una simbologa propia.

Roma era en esa poca el corazn del mundo Occidental. Es por eso que en esta ciudad fue donde mayormente se manifiestan las expresiones artsticas de los primitivos cristianos y es por ello que reciben una poderosa influencia del arte romano. El arte paleocristiano se puede dividir en dos etapas: la primera, oculta y temerosa, y la segunda, posterior al ao en el que Constantino promulga el Edicto de Miln, decretando la libertad religiosa.

No te postrars ante ellas, ni les rendirs culto Ex 20, La trascendencia de Dios se tomaba no de las imgenes, sino de su Palabra. San Pablo en su Carta a los Romanos dice: Alardeando de sabios, se han hecho necios y han trocado la gloria del Dios incorruptible por representaciones de hombres corruptibles, e incluso de aves, de cuadrpedos y de reptiles.

Para la fe cristiana es crucial que a Dios, que es espritu, hay que adorarlo en espritu y en verdad, no en imgenes. Clemente de Alejandra fue el primero de los grandes Padres de la Iglesia en reconocer la diferencia entre dolon e ikonon.

Con el tiempo, llegar a aconsejar el conocimiento de Cristo mediante la utilizacin de los smbolos, advirtiendo, no obstante, evitar caer en la mentalidad pagana. San Basilio Magno, en el ao , en el captulo III de su segunda carta De vita solitaria, habla de la vida de los santos como modelos a los que podemos mirar como imgenes hechas por un pintor.

En su Tratado sobre el Espritu Santo, seala que en Dios Padre y su Divino Hijo se contempla una sola imagen de la divinidad, sin diferencia. Su gloria no se divide en dos partes, sino que es nica, lo que le hace exclamar: El honor hecho a las imgenes se traslada al prototipo. Con estas palabras da a conocer el fundamento teolgico para la veneracin de las imgenes. La principal misin del arte de aquellos primeros aos del cristianismo radicaba en hacer destacar la misin divina de Jess, no su personalidad ni sus experiencias humanas.

Por tal motivo, fue utilizado como una fuente de enseanza y catequesis, lo cual explica que la Iglesia autorizara la decoracin con escenas bblicas del Antiguo o del Nuevo Testamento en las bvedas, muros, altares y el mobiliario litrgico de sus templos iglesias, baslicas, etc.

El nico lugar cristiano descubierto hasta hoy y anterior a Constantino I es Dura Europos, en pleno desierto sirio y a orillas del Eufrates. En l se conservan los frescos de un Baptisterio, en los cuales se representa la Resurreccin de Cristo.

Es muy factible que los artistas cristianos primitivos estuvieran ms influenciados por las tcnicas pictricas orientales que por la cultura helenstica, claramente en decadencia. Tambin es factible que los primeros cristianos acusaran de una falta total de valores espirituales.

Es importante recordar que los primeros cristianos vivieron en Palestina durante los aos inmediatamente posteriores a Jesucristo y que de ah se extendieron a Asia Menor y a Egipto. En ese pas el cristianismo pronto se propag entre la poblacin nativa, cansada de sus amos, los terratenientes griegos.

De la cultura tradicional del pueblo llano naci con fuerza el Arte Copto, alcanzando su mximo esplendor en el siglo III. Durante largo tiempo el cristianismo fue una religin prohibida, a causa de que sus valores trastocaban la estructura social, poltica, econmica y religiosa del Imperio Romano.

Un decreto senatorial del ao 35, declar a la religin cristiana strana et illcita, extraa e ilcita. Tcito la llam exitialis perniciosa , Plinio, prava et inmdica malvada y desenfrenada , Suetonio, nova et malfica nueva y malfica , y Octavio de Minucia, tenebrosa et lucfuga tenebrosa y enemiga de la luz.

Los primeros cristianos tuvieron pocos momentos de tolerancia, pues desde Nern hasta Diocleciano aproximadamente desde el 67 hasta el solamente los Antoninos y los Severos, les permitieron salir espordicamente a la luz. Diocleciano, por medio del Edicto de Nicomedia dictado el 24 de febrero del , emprendi la destruccin de todos los templos cristianos.

Lactancio, historiador de los siglos III y IV, en su obra De mortibus persecutorum ilustra la destruccin de la baslica de Nicomedia, ciudad situada en el Asia Menor: Aquel fue el da en que comenz la muerte, el primer da de todos los males que sucedieron luego al orbe entero.

Aquel da Se prende fuego a los libros sagrados; todo se entrega a la rapia. Unos son apresados, en otros cunde el miedo, se dan a la huida. Vinieron por tanto los pretorianos en escuadrn formado, con hachas y otros instrumentos de hierro, y, puestos a la obra, en pocas horas derribaron hasta el suelo, aqul elevado templo Al da siguiente se publicaba el edicto que dispona que cuantos pertenecieran a aquella Religin fueran despojados de todo honor y dignidad.

Si bien la celebracin eucarstica la realizaban en los Tituli o casas cristianas, carecan de un lugar propio, por lo que se vieron en la necesidad de buscar refugios en donde celebrar sus actos de culto.

Una actitud similar debieron adoptar para enterrar a sus muertos, ya que las leyes romanas impedan hacerlo dentro del recinto de las ciudades. A lo anterior se sumaban otros motivos de carcter religioso, que les impedan hacerlo en las necrpolis, que estaban situadas en las cercanas de las vas que cruzaban en todas direcciones los territorios del Imperio.

En Roma, aunque los hubo en diferentes ciudades, esos refugios los encontraron en las catacumbas, que eran extensas galeras subterrneas, en cuyos muros se excavaban nichos rectangulares, llamados loculos donde se colocaban los cuerpos de los cristianos muertos, teniendo preferencia aqullos que eran considerados mrtires.

Los primeros cristianos no usaban el trmino catacumba. El origen de esta palabra es incierto; algunos estudiosos suponen que proviene del griego kata o debajo y tumbos o tmulo tambin kata o debajo y kumbh o excavacin.

Otros afirman que viene del latn cumbo, verbo que, combinado con las partculas ad cum y de, significa yacer o estar acostado, de ah que catacumba signifique lugar donde se est acostado. Una tercera traduccin que se le aplica es agujero, nombre de un barrio romano, en cuyas proximidades haba un cementerio subterrneo.

Hay, no obstante, cierto consenso en aceptar que el trmino es de origen griego y significa cavidad. Los romanos llamaban as a una localidad de la Va Appia, en la que se encontraban canteras para la extraccin de los bloques de toba. Todas ellas representan ms que una mnima parte de las sesenta que hoy se tiene noticia, con ms de seiscientos kilmetros de galeras subterrneas de planta laberntica, con cuatro o cinco sepulturas por piso, una sobre otra, como los nichos de un cementerio moderno.

La construccin de las catacumbas era un trabajo efectuado por un grupo de obreros llamados fossoreso excavadores. Cavaban las galeras prcticamente en la oscuridad total, en ocasiones alumbrados solamente por pequeas lmparas de aceite. El vital aire que respiraban les llegaba a travs de los lucernarios, que eran grandes perforaciones que llegaban hasta la superficie. Estas chimeneas les servan asimismo para extraer la tierra de los tneles y una vez terminadas las excavaciones, los lucernarios permanecan como conductos de aire y de luz.

La sepultura de los primeros cristianos era muy sencilla; los cadveres se depositaban en el loculo envueltos solamente en una sbana o lienzo, sin atad. Posteriormente se fijaban con argamasa grandes lpidas de mrmol, piedra o simplemente una pieza de barro. Con frecuencia se depositaban junto a las tumbas lmparas de aceite y recipientes con perfumes.

Adems de los loculos, fueron utilizadas otras clases de tumbas: El Arcosolio, tumba tpica de los siglos III y IV, que era un nicho de mayor tamao con un arco sobrepuesto.

La lpida se colocaba en forma horizontal y era utilizada por una sola familia. El Sarcfago era un sepulcro de piedra o mrmol, cuyas paredes exteriores estaban profusamente adornados con inscripciones o esculturas en relieve. La Forma, eran tumbas cavadas en el suelo alrededor del nicho donde estaba depositado un mrtir. Los Cubculos, trmino que literalmente significa cuarto de dormir, eran pequeas cmaras con capacidad para varios lbulos por tanto, constituan verdaderas tumbas de familia.

La Cripta era una cmara de grandes dimensiones. Con el tiempo, las criptas se convirtieron en pequeas iglesias subterrneas, embellecidas con pinturas o algn otro tipo de decoracin. Los muros y techos de esas galeras, pero especialmente las pesadas lpidas que cubran los nichos, fueron decoradas inicialmente con signos y alegoras del dominio pblico.

All celebraban sus asambleas, las que se iniciaban con el tradicional saludo: Que la paz sea con vosotros Cuando conclua esta primera parte, se despeda a los catecmenos y paganos. Continuaba la ceremonia con el ofertorio, durante el cual los asistentes ofrecan sus presentes o limosnas y a continuacin se hacan los preparativos para el sacrificio mediante el rezo de varias oraciones.

Una vez que el sacerdote efectuaba la consagracin, la asamblea comulgaba bajo las dos especies, un fragmento de pan consagrado era depositado por el sacerdote en la mano derecha de cada comulgante, y tomaba un sorbo del cliz que era pasado, de mano en mano, por el dicono. Finalmente, los fieles hacan una oracin en accin de gracias y reciban la bendicin episcopal utilizando la frmula de despedida que an subsiste: Idos, la misa ha terminado.

Al comienzo del siglo IX los papas, por razones de seguridad hicieron trasladar las reliquias de los mrtires y de los santos a las iglesias de la ciudad. Una vez realizado el traslado de las reliquias, no se volvieron a visitar las catacumbas y se abandonaron totalmente, excepto las de San Sebastin, San Lorenzo y San Pancracio.

Con el tiempo, materiales de desprendimientos y la vegetacin obstruyeron y escondieron las entradas de las dems, hasta el punto de que se perdi su rastro ignorndose su ubicacin a lo largo de toda la Edad Media. La exploracin y el estudio cientfico de las catacumbas fueron encarados, en el siglo XVI, por Antonio Bosio, a quin se le lleg a conocer como el Coln de la Roma subterrnea.

Fue hasta el siglo XIX, cuando Juan Bautista de Rossi, considerado el fundador y padre de la Arqueologa Cristiana, realiz la exploracin sistemtica de las catacumbas, especialmente de las de San Calixto. Su construccin se inici en la segunda mitad del siglo II. Ocupando una extensin de 15 hectreas, con una red de galeras de casi 20 km.

De ese modo, las catacumbas de San Calixto se convirtieron en el cementerio oficial de la Iglesia de Roma. La zona externa, a ambos lados de la va Appia, y anterior a la construccin de estas catacumbas, se encontraba ocupada por sepulcros paganos. Posteriormente fueron construidos mausoleos y pequeas baslicas en los lugares en donde se encontraban las tumbas de algunos mrtires. De estos monumentos, solamente han permanecido en pe dos pequeos edificios llamados Tricoras, por los tres bsides que constituyen su planta.

La ms importante de las piezas all resguardadas es el sarcfago del Nio, llamado as por sus pequeas dimensiones. Este sarcfago se puede considerar como un pequeo muestrario del arte Paleocristiano en el momento de su nacimiento. Las escenas en l esculpidas son: No con la paloma en el arca, un profeta que sostiene el rollo de la Ley, Daniel en el foso de los leones, un nio orante entre dos santos, el milagro de Can y la resurreccin de Lzaro, en donde se puede apreciar a Mara, hermana de Lzaro, arrodillada a los pies de Jess.

En el centro de la tapa aparecen dos geniecillos que sostienen una tablilla y en sus extremos, como ornamentacin cuatro cabezas. Las escenas representadas en este sarcfago reflejan un profundo simbolismo, pues el cristiano nace a la vida divina mediante el Bautismo y mantiene esa vida divina con el pan y el vino consagrados en la Misa.

La Eucarista le ofrece la resurreccin final. As el cristiano vivir en el paraso. Por lo tanto toda la simbologa aqu representada solamente hace eco de las palabras de Jess: Quien come mi carne y bebe mi sangre, tiene la vida eterna, y yo lo resucitar en el ltimo da Jn 6, En la otra de las tricoras fue sepultado el joven mrtir de la Eucarista, San Tarcisio y el papa San Dmaso.

El cementerio subterrneo consta de distintas reas. A la zona llamada Cripta de los Papas que es el lugar ms sagrado e importante de estas catacumbas, se le ha llamado el pequeo Vaticano, porque en l se enterr a nueve papas y a ocho dignatarios de la Iglesia del siglo III. En sus muros estn las inscripciones en griego de cinco papas. En cuatro lpidas, junto al nombre del pontfice, figura el ttulo de obispo, porque se consideraba al papa como cabeza de la Iglesia de Roma; y sobre dos lpidas se lee la abreviatura griega MPT que son las iniciales de mrtir.

Los nombres de los papas, grabados en las lpidas, son: Ponciano, Antero, Fabiano, Lucio y Eutiquiano. En la pared del fondo se coloc tambin al papa Sixto II, vctima de la persecucin del emperador Valeriano. Una de las criptas ms conocidas es la llamada Cripta de Santa Cecilia, la santa patrona de la msica. Era de familia noble y fue martirizada en el siglo III. Fue sepultada en este lugar. En sus reliquias se transportaron a la baslica dedicada a ella en el Trastvere.

La cripta estaba decorada con frescos y mosaicos de comienzos del siglo IX.

BATALLA DE AGINCOURT PDF

Arte Paleocristiano

.

BWV 1056 LARGO PDF

Arte Paleocristiano y Bizantino

.

ACERO DIMENSIONADO ACEROS AREQUIPA PDF

ARTE PALEOCRISTIANO Y BIZANTINO BECKWITH PDF

.

CASIO FX-82MS TRICKS PDF

Arte paleocristiano y bizantino

.

Related Articles