DESHUMANIZACION DEL ARTE ORTEGA Y GASSET PDF

The interpretation of the Spanish philosopher about the relation between the contemporary art and its public controversial reception, is a subject of great importance today. AmazonGlobal Ship Orders Internationally. Reviews User-contributed reviews Add a review and share your thoughts with other readers. The E-mail Address es field is required. Learn more about Amazon Prime.

Author:Mikanos Tara
Country:Albania
Language:English (Spanish)
Genre:Music
Published (Last):1 January 2017
Pages:157
PDF File Size:5.5 Mb
ePub File Size:12.25 Mb
ISBN:972-5-86167-789-5
Downloads:62347
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Mutilar



Que la tie- nen? Esto es 10 que parece de algun interes definir, Y buscando la nota mas generica y caracterfstica de la nueva produccion encuentro la tendeneia a deshurnanizar el arte. EI parrafo anterior proporciona a esta f6rmula eierta precision. Si al cornparar un cuadro a la manera nueva can otro de seguimos el orden mas sencillo, empezaremos por confrontar los objetos que en uno y otro estan representados, tal vez un hombre, una casa, una montana. Pronto se advierte que el artista de se ha propuesto ante todo que los objetos en su cuadro tengan el mismo aire y aspecto que tienen fuera de el, cuando forman parte de la realidad vivida 0 humana.

Es posible que, adernas de esto, el arti sta de se proponga muchas otras complicaciones esteticas: pero 10 importante es notar que ha comenzado por asegurar ese parecido. Par el contrario. Se ha propuesto denodadamente deforrnarla, romper su aspecto humane, deshurnanizaria.

Colllas cosas representadas en eJ cuadro J1ueVOesinlp sib. Tenemos, pues, que irnprovisar otra forma de tratarar complete distinto del usual vivir las eosas;hemosd.! No faltan en ella sentimientos y pasiones, pero evidentemente estas pasiones y sentimientos pertenecen a una flora psiquica muy distinta de Ia que cubre los paisajes de nuestra vidaprirnaria y humana. Son emociones. Peru esto es, en primer lugar, impracticable 5.

Tal vez en la mas abstracts linea! En su fuga de 10 humane no Ie importa tanto el terrnino ad quem. No se trata de pintar algo que sea par cornpleto distinto de un hombre, 0 casa, 0 montana, sino de pima! EI placer estetico para el artista nuevo ernana de ese triunfo sobre 10 humane: por eso es preciso concretar la victoria y presentar en cada caso la vfctirna estrangulada.

Cree el vulgo que es cosa facil huir de la realidad, cuando es 10 mas diffcil del mundo. Ha de ser un Ulises al reves, que se liberta de su Penelope cotidiana Y entre escollos navega hacia la brujerfa de Circe. Cuando logra escapar un momento a la perpetua asechanza no llevemos a mal en el arrista un gesto de soberbia, un breve gesto a 10 San Jorge. Lo cual dernues fa ex aburulnntiu que se tratu, en efecto , de un moviruiento unitario y lleno de seiuido.

Para la mayor parte de la gente tal estructura de la obra de arte es la mas natural, es la unica posible. El arte es reflejo de la vida, es la naturaleza vista al traves de un ternperamento, es la representaci6n de 10 humano, etc. Pero es el caso que con no menos convicei6n los jovenes sostienen 10 contrario.

Sobre todo, no conviene indignarse ni gritar: Dove si grida non e vera scienza, decfa Leonardo de Vinci; Neque lugere neque indignari, sed intelligere, recomendaba Spinoza, Nuestras convicciones mas arraigadas, mas indubitables, son las mas sospechosas.

Elias constituyen nuestro Ifmite, nuestros confines, nuestra prision, Poca es la vida si no piafa en ella un afan formidable de ampliar sus fronteras. Se vive en la proporci6n en que se ansfa vivir mas. Toda obstinaci6n en rnantenernos dentro de nuestro horizonte habitual signifies debilidad, dec adencia de las energfas vitales, EI horizonte es una linea biologics, un 6rgano viviente de nuestro ser; mientras gozamos de plenitud el horizonte ernigra, se dilata, ondula elastico cas!

Esto es, por 10 11 pro. El siglo XIX ha bizqueado sobrernanera; por eso sus productos artistic os, lejos de representar un tipo normal de arte, son tal vez la maxima anomalia en la historia del gusto. Todas las grandes epocas del arte han evitado que la obra tenga en 10 humano su centro de gravedad. Y ese imperativo de exclusive realismo que ha gobernado la sensibilidad de la pasada centuria significa precisarnente una monstruosidad sin ejernplo en la evoluci6n estetica, De donde resulta que la nueva inspiracion, en apariencia tan extravagante , vuelve a tocar,cuando rnenos en un punto, el camino real del arte.

Porque f::s. Ahorabien: estilizares deformar 10 real; desreali! Yviceversa,no hay otramanera de dt:shumanizar que estilizar. EI realismo, en cambia.

Ahara bien: 10 humane, el repertorio de elementos que integran nuestro mundo habitual posee una jerarquia de tres rangos. Hay primero el orden de las personas, hay luego el de los seres vivos, hay, en fin, las cosas inorganicas.

Pues bien: el veto del arte nuevo se ejerce con una energfa proporcional a la altura jerarquica del objeto, Lo personal, por ser 10 mas hurnano de 10 humane, es 10 que mas evita el arte joven. Esto se advierte muy e1aramente en la rmisica y la poesia. Desde Beethoven a Wagner el tema de la rnusica fue la expresi6n de sentimientos personales. EI artista melico cornponia grandes edificios sonoros para alojar en ellos su autobiograffa.

No habra otra manera de goee estetico que la contaminacion. AquelJa musica nos compunge, y para gozar de ella tenernos que llorar, angustiarnos 0 derretirnos en una voluptuosidad espasmedica.

De Beethoven a Wagner toda la rmisica es rnelodrama. Eso es una deslealtad -diria un artista actual-. Eso es pre, valecerse de una noble debilidad que hay en el hombre, par la cual suele contagiarse del dolor 0 alegria del projimo.

Este contagio no es de orden espiritual, es una repercusion rnecanica, como lu dentera que produce el roce de un cuchillo sobre un cristal. Se trata de un efecto autornatico, nada mas. Y mejor atin S1 no llega. Toute maltrise jette Ie froid Mallarme.

Yo creo que es bastante discreto el juicio del artists joven. EI placer estetico tiene que ser un placer inteligente. Porque entre los placeres los hay ciegos y perspicaces, La alegria del borracho es ciega: tiene, como todo en el rnundo, su causa: el alcohol, pero carece de motive. El regocijo del prerniado, en cambia, consiste precisarnente en darse cuenta de un hecho que 10 motiva y justifica, Se regocija 65 "- porque vc un o? Todo 10 que quiera ser espiritual y no mecanico habra de poseer esre caracter perspicaz, inteligente y motivado.

Ahora bien: la obra romantic a provoea un placer que apenas mantiene conexi6n con su contenido. LNo hay aquf un perfecto quid pro quo? En vez de gozar del objeto arnstico, el sujeto goza de sf misrno;.

Ver es una accion a distancia. En su pantalla rruigica las contemplamos desterradas, inquilinas de un astra inabordable y absolutarnente Iejanas, Cuando falta esa desrealizacion se produce en nosotros lin titubeo fatal: no sabemos si vivir las casas 0 conternplarlas.

Ante Jas figuras de cera todos hemos sentido una peculiar desazon. Proviene esta del equfvoco urgente que en elias habita y nos imp ide adoptar en su presencia una actirud clara y estable, Cuando las sentimos como seres vivos nos burlan descubriendo su cadaverico secreto de mufiecos, y si las vernos como ficciones parecen palpitar irritadas.

No hay manera de reducirlas a rneros objetos, Al rnirarlas, nos azora sospechar 1 Causacion y motivucion son. La, causas de nuestros estados de conciencia no existen para estos: cs preciso que la ciencia las nverigue.

En cambio, el motivo de un sentimiento, de una volicion, de una creencia formal parte de estos, e. Y concluimas par sentir asco hacia aquella especie de cadaveres alquilados. La figura de cera es el melodrama puro. Me parece que la nueva sensibilidad esta dorninada por un asco a 10 humane en el arte muy semejante al que siempre ha sentido el hombre selecto ante las figuras de cera. En cambia, la macabra burla cerina ha entusiasrnado siempre a la plebe.

Y nos hacemos de paso algunas preguntas impertinentes, con animo de no responderlas ahara: i,Que significa ese asco a 10 humane en el arte? Pero, "que es esto de Hamar al arte funcion subalterna, al divino arte, gloria de la civilizacion, penacho de Ja cultura, etc.? Ya dije, lector, que se trataba de unas preguntas irnpertinentes. Queden, par ahara, anuladas.

EI melodrama Ilega en Wagner a la mas desrnesurada exaltacion. Y como siempre acaece, al alcanzar una forma su maximo se inicia su conversion en la contraria. Ya en Wagner la voz humana deja de ser protagonista y se sumerge en el griterfo cosmica de los demas instrumentos, Pero era inevitable una conversion mas radical. Era forzoso extirpar de la rmisica los sentimientos privados, purificarla en una ejernplar objetivaci6n. Esta fue la hazaiia de Debussy. Desde el es posible ofr musica serenamente, sin embriaguez y sin llantos, Todas las variaciones de propositos que en estos ultimos decenios ha habido en el arte musical pisan sobre el nuevo terreno ultraterreno genial mente conquistado par Debussy.

Aquella conversion de 10 subjetivo a 10 objetivo es de tal importancia que ante ella desaparecen las diferenciaciones ulteriores R. Debussy deshumaniz6 la rmisica y par ello data de ella nueva era del arte sonoro. La misma peripecia acontecio en el lirismo. EI rmsmo, tal vez; no realizo su ambici6n, pero fue el capitan de las nuevas exploraciones etereas que orden6 la maniobra decisiva: sol tar ellastre.

Recuerdese cual era el terna de Ia poesfa en la centuria romantica. Pero este respJandor era impremeditado. EI poeta queria siempre ser un hombre. Ya veremos como todo el arte nuevo, coincidiendo en esto con la nueva ciencia, can la nueva polftica, con la nueva vida, en fin. Es un sintoma de pulcritud mental querer que las fronteras entre las casas esten bien demareadas. Vida es una cosa, poesfa es otra -piensan 0, al menos, sienten-. No las mezclemos. EI poeta empieza donde el hombre acaba.

EI destino de este es vivir su itinerario humane: lamisiondeaqUelesiflVei1tarloqueno existe. De esta rnanera se justifiea el oficio poetico. El poeta aumenta el mundo, afiadiendo a 10 real, que ya est a ahi par SI mismo,un irreal continente.

Autor viene de auctor; el que aumenta. Los latinos llarnaban asf al general que ganaba para la patria un nuevo terri tori o. Los procedimientos de deshumanizacion son muchos. Tal vez hoy dominan otros muy distintos de los que emple6 Mallarrne, y no se me oculta que a las paginas de este Ilegan rodavia vibraciones y estremecimientos romanticos.

ATW-2120A PDF

Ortega y Gasset, Jose - La Deshumanizacion Del Arte

Que la tie- nen? Esto es 10 que parece de algun interes definir, Y buscando la nota mas generica y caracterfstica de la nueva produccion encuentro la tendeneia a deshurnanizar el arte. EI parrafo anterior proporciona a esta f6rmula eierta precision. Si al cornparar un cuadro a la manera nueva can otro de seguimos el orden mas sencillo, empezaremos por confrontar los objetos que en uno y otro estan representados, tal vez un hombre, una casa, una montana.

JIS G3445 PDF

Análisis de «La deshumanización del arte» de Ortega y Gasset

The Dehumanization of Art, and Other Essays, Ortega y Gasset When I bought this book, the title sounded to me as something negative that art was, according to Ortega, undergoing, its dehumanization. What about, instead of trying to paint the person, aiming to paint our abstraction or our idea of a person? The last essays also address the change of vision. First, paintings and philosophy , are looking at the short distance objects, and painters paint those objects, their voluminous nature. Painters pay attention to the space, and start painting the space Velazquez in Las hilanderas, or Las meninas.

AUTONICS CT6S-2P PDF

Ortega y la deshumanización del arte

.

Related Articles