LOS CANIBALES MONTAIGNE PDF

El decir es distinto del hacer; es preciso considerar separadamente el predicador y lo que predica. Con tal violencia y furor le agita, Magno veluti quimi flamma sonore virgea suggeritur costis undantis abeni, exsultantque aestu latices, furit intus aquai fumidus, atque alte spumis exuberat amnis; nec jam se capit unda; volat vapor ater ad auras , que ha menester reprimirse cruelmente para moderarla. No considero tanto lo que hace como lo mucho que le cuesta el no realizar actos peores. Omnia vilia in aperlo leviora sunt: et tunc perniciosissima, quum, simulata subsidunt. Volvamos a Plutarco. Testarudez hermana de la constancia, a lo menos en vigor y firmeza.

Author:Meran Groktilar
Country:Bulgaria
Language:English (Spanish)
Genre:Career
Published (Last):18 December 2006
Pages:179
PDF File Size:10.54 Mb
ePub File Size:8.35 Mb
ISBN:331-9-50183-503-4
Downloads:12958
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Jujinn



Chipre, de Siria; la isla de Negroponto, de la tierra firme de Beocia; y haya juntado en otros lugares tierras que estaban separadds, lIenando de limo y arena las fosas que habia entre elias: sterilisque diu palus aptaque renlis Vicinas urbes alit, et grave sentit aratrUll1.

Dieen los habitantes que, desde hace alt Un tiempo, eJ mar empuja can tal fuerza hacla ellos, que han perdido cuatro leguas de tierra. Esas arenas son sus prdiminares; y vemos arandes m. EI otro testimonio de los tiempos antiguos can el que se quiere rel eionar este descubrimiento, es de Arist6teles, al menos si es suyo esc breto de Las lIIaravillas huwditas. Cuenta en el que algunos cartaginese habiendose lanzado a traves del mar Atlantico fuera del estreeho de G braltar y habiendo nave gada durante largo tiempo, deseubrieran por f una isla grande y ferti], eubierta de bosques y regada par anchos y pr fundos rlOS, muy alejada de cualquier tierra iirme; y que y despu otras, atraidos por la riqueza y fertilidad de la region, fueranse alli,eon s mujeres e hijos, empezando a acostumbrarse a ella.

Los senores de Cm tago, viendo que su pais se despoblaba poco a poco, prohibieron expr samente, bajo pena de muerte, que nadie iuese mas alii y expulsaran a l nuevos habitantes, par temor, seglll1 dicen, a que con paso del tiem llegaran a multiplicarse de tal forma que los suplantasen a ellos y arru nasen su estado.

Este relata de Aristoteles tampoco concuerda can nue tras nuevas tierras. EI hombre que junto a l11i estaba era hombre sencillo y tosco, eondiei propia para dar testimonio verdadero; pues las gentes rcfinCidas se fij con mas agudeza y mejor en las cosas, mas las glosan; y para haccr va su interpretacion y persuadir de ellCi no pueden dejar de alterar alga la hi toria; jamas os describen las cosas en su estado pura, IuS tuercen y disir zan segun el aspecto que Ies han visto; Yt para dar credito cl su idea y atra ras a ella, adaptzll1 en esc sentido la rnateria, alargandola y ampliandola.

Por ello, contentonw con esa i formacion sin investigar 10 que dicen los cosmografos. Nos serian precisos topograios que hicieran su propia narracion de l lugares donde han estado.

Mas, por tener sobre nosotros la ventaja de h ber visto Palestina, quieren gozar del privilegio de contarnos noticias d resto del mundo. Me gustaria que cada uno escribiese sobre 10 que su y cuanto sabel no solo en esto sino en cualquier otro tema: pues uno pu de tener algtin especial conocimiento 0 experiencin sobre la natuwleza un rio 0 de una fuente y no saber del resto mas que 10 que saben los c mas.

Decidira, sin embargo, escribir la flsica entera para publicar ese p queno retazo. De este vicio nacen muchos y grandes perjuicios, Y el caso es que estimo, volviendo al tema anterior, que nada barba o salvaje hay en aquella nacion, segtil1 10 que me han contado, sino q cada cual considera barbara 10 que no pertenece a sus costumbres. Cie tar-n. Incluso las palabras que signific mentira, traician, disimulo, avaricia, envidia, dctraccion, perdon, is inauditas!

Ademas viven en una zona de paises muy grata y bien templadC1; forma que, segLlll me han dicho mis testigos, raro es vcr alli a un homb enfermo; y me hiln asegurado no haber visto il ninguno tembloroso, 1 ganoso, desdentado 0 encorvado por la vejez. Sc asicntan al borde d mar, cercados tierra adentro par grandes y elevadas montal1as que dej entre cada dos una extension de unas cien leguas de aneho.

Abund pescados y carnes sin parecido alguno con los nuestros y los comen s mas artificio que la cucci6n. El primero que alii lleg6 a caballo, a pesar haberselos ganado en otros viajes, prodLljoles tal hOlTor en aque!

Sus lechos son de un tejido de alg don, colgados cerca del techo C los de nuestros barcos, y cada un tiene el suyo, ya que las mujeres duermen separadas de sus maridos. No beb entonces, como cuenta Suidas de otros pueblos de oriente que bebf fuera de las comidas; be ben varias veces al dia y a placer.

Su brebaje es hecho con alguna raiz y tiene el color de nuestros vinos claretes. En lugar de pan, us cierta materia blanca parecida al cilantro confitado. Lo he probado: su s bor es suave y algo soso. Todo el dia se 10 pasan bailando. Los mas j6v nes van a cazar heras can sus arcos. Una patte de tas rn. Solo les recomienda dos cosas: valor contu los enernigos y amor a sus mujeres. Sin dejar de resaltar nunca en el reJran esta obligaci6n, ya que son elias quienes les mantienen caliente y sdwnada la bebida.

Creen que las almas son etemas y que las que 10 han mercl:i,! Tienen una especie de sacerdotes y de proJeldS que se presentan muy rararnente ante el pueblo, pues tienen su mmadd en las montanas. A los que manejan las cosas regidas poria inteligencia humana se les llllcde perdonar hacer solo 10 que pueden. Esto no es, como podrfa creerse, para a1imentarse, tal y como hUcliln antano los eseitas; sino como simbolo de cxtrema venganza. Vascones, ji.

No temen los medicos servirse de ella para nuestra salmi, de cualquier forma, ya sea para apHemIa por dentra 0 par fuera, mas jamas existio idea tan absurda que justificara la traicion, la des1ea1tad, 1a tirania, la crueldad, que Son nuestras faltas ordinarias. Bien podemos pues!

TOSHIBA DR410 MANUAL PDF

Michel de Montaigne

Lo abarcamos todo, pero no estrechamos sino viento. Dissiluisse ferunt, quum protenus utra se tellus una foret Sterllisque diu palus, aptaque remis, vicinas urbes alit, et grave sentit aratrum. Parece que hay movimientos naturales y fuertes sacudidas en esos continentes y mares como en nuestro organismo.

JIS G3445 PDF

Visor de obras.

.

POR UN DIA MAS MITCH ALBOM PDF

De los Canibales, de Montaigne.pdf

.

Related Articles