A ARTE DE INSULTAR ARTHUR SCHOPENHAUER PDF

Tokora In his perceptive development of the psychological consequences of his theory, Schopenhauer gives particular emphasis to the way in which our knowledge and behavior are insidiously manipulated by our unconscious volition; this stress, plus the central role he gives to sexuality in his theory of the will, contains much that schlpenhauer found later in Freud who acknowledged that Schopenhauer had anticipated his theory of repression. This move resulted only in further humiliation for Schopenhauer, since no one showed up to hear him. Want to Read saving…. He saw the same vision in the texts of Indian religionsVedanta and Buddhismwhich he regarded artur vastly superior to Western monotheism. Frank marked it as to-read Jun 13, He was the son of author Johanna Schopenhauer and the older brother of Adele Schopenhauer. Claudia Morales marked it as to-read Jun 26, Ale marked it as to-read May 09, Schopenhauer continued to be frustrated in repeated attempts to achieve recognition.

Author:Tobar Kigam
Country:New Zealand
Language:English (Spanish)
Genre:Education
Published (Last):18 March 2014
Pages:155
PDF File Size:14.29 Mb
ePub File Size:20.71 Mb
ISBN:289-2-69319-913-2
Downloads:71096
Price:Free* [*Free Regsitration Required]
Uploader:Dagor



Jorge Juan, Chile, - Buenos Aires, Argentina edafdelplata edaf. First Street Miami, FL edafantillas edaf. Exequiel Fernandez. Aproximacion de la vida y la obra de Sch penhauver Nuestra selecci6n. Precisamen- te a continuar esta tarea pens6 dedicar a Arthur, pre- parandolo para que en el futuro le sucediese al frente de los negocios.

A los quince afios, sin embargo, el joven Scho- penhauer manifestd el deseo de continuar sus estudios en un Gymnasium equivalente alemdn a lo que seria entre nosotros un instituto de bachillerato , a lo que su padre se opuso. Vemos anunciado aqui uno de los rasgos mas sobresalientes —y atractivos— de la personalidad y la obra de Schopenhauer: el cosmopolitismo, la aper- tura a lenguas, culturas y tradiciones distintas de la propia, en muchos casos un amplio conocimiento de las mismas, y en general el apartamiento de todo nacionalismo politico y cultural cosa rara en un eru- dito europeo del siglo xIx.

No obstante, Schopen- hauer era un agudo observador y muchas veces se convirtid en acre censor de las deficiencias de los res- pectivos caracteres nacionales, a los que dedica algu- nas de sus mas demoledoras invectivas, sin excluir en modo alguno a sus compatriotas alemanes, antes bien, empleando con ellos un especial sarcasmo.

Esa for- ma de ser quedara plasmada en sus escritos, pues a menudo lo lleva a perder la objetividad, a no reco- nocer matices y a sostener posturas dogmaticas. Ese mismo ajfio de deja Weimar, donde no habfa universidad, para matricularse en la de Gotin- ga, primero en medicina, pero al afio siguiente en filosofia. Sufri6 entonces una gran decepcion. En los marge- nes de los apuntes de clase del joven Schopenhauer pronto pueden leerse observaciones llenas de menosprecio y burla.

Esa critica llega hasta el paroxismo en sus despiadados y furi- bundos ataques a la persona y la obra de Hegel y de sus seguidores. Ya doctor, vuelve en otofio de a Weimar, aunque solo por algunos meses. Junto con Home- ro y Shakespeare fue sin duda uno de sus literatos preferidos. Nos referimos a la literatura sapiencial de la antigua India, tal y como se recoge especialmente en diversos poemas filosdficos que Schopenhauer cono- cid y solia citar en las traducciones latinas o en idio- mas modernos con que los difundieron en Europa diversos eruditos ingleses, franceses y alemanes.

Uno de ellos, F. Sobre la vista y los colores Uber das Sehn und die Farben, , t. Sobre la voluntad en la naturaleza Uber den Willen in der Natur, , t. Parerga y paralipomena Bosquejo: Parerga t.

Rabade Obrad6, Peninsula, Barcelona, La lectura, los libros y otros ensayos, prologo de A. Iz- quierdo, trad. Gonzalez Blanco y M. Cas- trillo y trad. Urquiola, Edaf, Madrid, Pardbolas, aforismos y comparaciones, trad.

Scho- penhauer y la crisis de la modernidad, Trotta, Madrid, Y no solo han podido hacerlo impunemente y sin ser objeto de todas las burlas, es que encima se lo creen, jse lo creen desde hace nada menos que treinta afios! Raiz, p. El mundo, 1, p.

Siendo asi que los hombres, por lo general, care- cen de opiniones propias y, ademas, no tienen nin- guna capacidad para apreciar las obras elevadas y complicadas, se guian de continuo por la autoridad ajena, y en noventa y nueve de cada cien casos los elogios se basan en esa confianza.

Aforismos, p. En cualquier caso, y precisamente por eso, resulta muy adecuada para los hombres en estado de naturaleza, al igual que lo es afeitarse para el hombre civilizado, pues asf se muestra que la cruda violencia animal, de la que aquella es signo visible en el sexo masculino, ha tenido que ceder el paso a la ley, el orden y la urbanidad. La barba aumenta y resalta la parte animal del rostro, por eso da a este un aspecto tan llamativa- mente brutal: jno hay mds que observar el perfil de un hombre barbudo mientras come!

Quieren hacernos ver que la barba es un adorno. Y hay rostros tales que bas- ta mirarlos para sentirse sucio. Y es que, hablando en general, el pienso de las catedras es lo mas adecuado para los rumian- tes.

En cambio, quienes toman sus presas de manos de la naturaleza, se encuentran mejor al aire libre. Catedraticos de filosofia iAy, es un pedazo de pan amargo, el de las cate- dras de filosoffa!

Puesto que la desfachatez de los curas ingleses y de sus siervos alcanza aun hoy en dia grados inimaginables, hay que hacer que perma- nezca confinada en la isla, y si se atreve a dejarse ver por el continente, que tenga que hacer como la lechuza cuando llega el dia. Bosquejo, p. Una gran y esencial imperfecci6n suya es que limita sus normas al hom- bre y priva de todo derecho al entero mundo ani- mal. Pero tan pronto desaparecen el candado y las cadenas del ordenamiento legal y se abre paso la anarquia, se muestra como el que real- mente es.

El conocido mal caracter de Schopenhauer lo Ilevaba a expresarlas con particular vehemencia, en una formulaci6n certera, chispeante y de maliciosa inteligencia.

CAUER FILTERS PDF

Arthur Schopenhauer, in 'A Arte de Insultar

.

A MARCHA DA INSENSATEZ BARBARA TUCHMAN PDF

SCHOPENHAUER Arthur. a Arte de Lidar Com as Mulheres

.

Related Articles